¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Pérdida de audición por hipotiroidismo
Compartir

Hipotiroidismo: ¿puede ser la pérdida de audición uno de sus síntomas?

La glándula tiroides es el principal instrumento del cuerpo para regular y controlar las funciones de muchas células del organismo a través de las hormonas que produce. La principal de ellas es la tiroxina (también conocida como T4, ya que contiene cuatro átomos de yodo), de la cual dependen:

 

  • El metabolismo de las grasas
  • El metabolismo de los carbohidratos
  • El metabolismo de las proteínas
  • El desarrollo y crecimiento de diversos tejidos del organismo

 

Cuando el cuerpo no produce suficiente tiroxina, se crea una condición denominada hipotiroidismo. La forma más extrema de hipotiroidismo adquirido es la extirpación quirúrgica de toda la tiroides, que se denomina tiroidectomía total. Este es un procedimiento que suele llevarse a cabo en casos de cáncer de tiroides.

 

  • Hay abundantes estudios científicos que indican que existe un periodo crítico en el cual es necesaria la tiroxina para el desarrollo del caracol, un importante componente del oído medio. La expresión ‘desarrollo coclear’ y los implantes cocleares de los que se habla mucho últimamente hacen referencia al caracol (también cóclea, del latín cochlea).

 

Por eso existe una asociación directa entre el hipotiroidismo congénito y la pérdida de audición, aunque pocos estudios han analizado el papel de la tiroxina en la salud auditiva más allá de ese periodo crítico que tiene lugar durante el desarrollo del feto.

 

Por otro lado, también se ha planteado que la exposición al ruido puede crear radicales libres en el oído, haciendo que se produzca daño oxidativo.

 

En investigaciones previas, se ha visto que la tiroxina reduce el daño en esta parte del oído.

 

No está establecido por medio de qué mecanismos el hipotiroidismo puede hacer que un individuo sea más o menos susceptible a la pérdida de audición, particularmente a la pérdida de audición que se asocia a la exposición al ruido.

 

Tiroxina y pérdida de audición

 

Un análisis de 45 personas con hipotiroidismo diagnosticado, que incluyó un reconocimiento médico completo y diversas pruebas de laboratorio relacionadas con el oído interno sugirió que el hipotiroidismo afecta al oído en diversos puntos de su estructura, produciendo diferentes niveles de pérdida auditiva.

 

De hecho, en ese estudio se observó que el sistema dentro del cual está el caracol (el sistema vestibular) estaba afectado de forma mínima. Cuando se administró a los pacientes el tratamiento de sustitución para la tiroxina que su cuerpo no fabricaba en cantidad suficiente se vio una mejoría en la capacidad auditiva, con un promedio de una ganancia del 30%. También mejoraron otras pruebas que sirven para evaluar el funcionamiento del oído, como los reflejos acústicos.

 

Hipotiroidismo congénito

 

El hipotiroidismo congénito, que el paciente padece desde su nacimiento, es la enfermedad endocrina más frecuente de las que se presentan desde el inicio de la vida.

 

El tratamiento precoz ha sido un logro para atajar los efectos de esta enfermedad en la salud. Desde el momento de su diagnóstico, el paciente deberá ser observado con regularidad por el médico y, por su parte, ser constante a la hora de cumplir con las indicaciones terapéuticas que permitirán evitar las consecuencias de una deficiencia de tiroxina en la salud, incluyendo la pérdida de audición asociada al hipotiroidismo, congénito o no.

 

Además, se ha planteado que es necesario llevar a cabo más investigaciones sobre la evolución de la salud general de los pacientes con hipotiroidismo a medida que cumplen años, un extremo que guarda una particular relación con el envejecimiento y la salud auditiva. 

 

 

FUENTES

Kristen Schroeder. The effect of hypothyroidism on hearing loss susceptibility. The Hearing Journal: September 2005 - Volume 58 - Issue 9 - p 10,12

Malik V, et al. Hearing profile in hypothyroidism. Indian J Otolaryngol Head Neck Surg. 2002 Oct; 54(4): 285–290.

< Anterior | Siguiente >
Compartir