¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

La glándula tiroides y los problemas de sueño

Tanto la duración del sueño, como las alteraciones del mismo son un factor de riesgo identificado de efectos adversos para la salud. Como el sistema endocrino está estrechamente relacionado con la duración y la calidad del sueño, se ha evaluado la asociación entre la disfunción endocrina y el sueño. 

El ritmo circadiano está perfectamente regulado de forma genética por los "genes del reloj circadiano".  El sistema circadiano regula prácticamente todos los procesos fisiológicos ingesta de alimentos, exposición a la luz, sueño y vigilia etc. El eje hipotalámico-pituitario-tiroideo está bajo el control del reloj circadiano y los perfiles de secreción diaria de TSH están alterados en algunos pacientes con hipotiroidismo e hipertiroidismo

Se ha sugerido un vínculo entre la duración del sueño y la autoinmunidad, que es una causa común de disfunción tiroidea; sin embargo, según el método de privación del sueño utilizado en los estudios, los efectos del sueño sobre la función tiroidea varían.  El estrés induce trastornos autoinmunes al afectar la modulación de la respuesta inmune. Pero el cansancio que muchas veces sentimos y que se relaciona con el estrés, no tiene relación directa con la disfunción tiroidea ni con la falta de sueño.

Hipotiroidismo y alteraciones del sueño.

El hipotiroidismo puede causar confusión mental, dificultad para concentrarse, cansancio, apatía, desconexión con el medio, pérdida de memoria, caída de pelo, disminución de la frecuencia cardiaca, dolor articular y muscular, calambres y debilidad, estreñimiento, piel seca o cabello y uñas finas y quebradizas y aumento de peso. Estos síntomas son más evidentes cuanto más severo es el hipotiroidismo o más alto es el nivel de TSH. Tanto la somnolencia como el insomnio, síntomas contrapuestos, que relatan algunos pacientes son difíciles de valorar propiamente como trastornos específicos del sueño o simplemente una exacerbación de los síntomas propios de hipofunción tiroidea. Tampoco la sensación de agotamiento que expresan algunos pacientes no tiene nada que ver con la falta de sueño. En el caso de los hipotiroidismos subclínicos hay diversos estudios, tanto prospectivos como retrospectivos y no se ha encontrado relación si en la duración ni en las distintas fases del sueño.

También existe controversia entre Hipotiroidismo y el síndrome de apnea del sueño (SAHOS). Algunos estudios demuestran relación en un número limitado de pacientes. Sin embargo, a pesar de la falta de directrices internacionales y de la ausencia de grandes estudios multicéntricos sobre el tema, el cribado de TSH podría resultar beneficioso en la gran mayoría de los pacientes con SAHOS.

Hipertiroidismo y alteraciones del sueño.

El hipertiroidismo en sus diversas etiologías, tiene manifestaciones clínicas totalmente contrarias al hipotiroidismo y se caracterizan por un incremento de actividad que condicionan sintomatología de pérdida de peso, sudoración, palpitaciones por incremento de la frecuencia cardiaca y a veces manifestaciones extratiroideas. Estos datos clínicos son más marcados en los cuadros de enfermedad tiroidea autoinmune e hiperfunción tiroidea por sobrecarga yodada. El insomnio, la dificultad para conciliar el sueño y el sueño ligero son aspectos que con frecuencia refieren los pacientes hipertiroideos, pero son los que mas pronto remiten con el tratamiento. En los hipertiroidismos secundarios a bocio multinodular tóxico y en los que afectan a personas mayores, los síntomas suelen ser más larvados y la falta de sueño muchas veces se confunde con los cambios fisiológicos relacionados con la edad.

< Anterior |
Compartir