¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

¿Qué indican los nódulos hipoecoicos en la tiroides?

¿Qué es un nódulo hipoecoico?

Un nódulo es una lesión palpable o no según su localización o tamaño. Su diagnóstico puede hacerse de manera directa si es visible (como un bulto), indirecta si es palpable o de forma incidental a través de una exploración clínica o radiológica (en este caso hablamos de incidentaloma).

Los conceptos de nódulos anecoicos, hipoecogénicos o hipoecoicos son términos equivalentes y definen criterios ecográficos y que indican una lesión con baja densidad formada por aire o tejidos poco densos (grasa, o líquidos). La ecogenicidad de un nódulo está por tanto relacionada con la densidad del tejido que se analiza con la exploración con ultrasonidos, pero no definen la malignidad o benignidad de una lesión.

Nódulo hipoecoico en la tiroides

La presencia de nódulos tiroideos en población adulta es muy alta. Algunas series indican que es más del 5% y mucho más frecuente en sexo femenino. Pero los estudios sistemáticos con ecografía cervical triplican esta incidencia. La mayoría de los nódulos tiroideos son benignos con contenido coloide y solo una pequeña proporción son malignos. 

El contenido de los nódulos puede ser líquido (hablamos de quiste) generalmente compuesto por tejido coloide o hemático, sólido (generalmente con estructura celular, calcificaciones o líquido espeso), o mixto (conteniendo estructuras sólidas y líquidas). 

La exploración física permite muchas veces definir la presencia de nódulos tiroideos solitarios o de bocios multinodulares. La palpación es más difícil en nódulos profundos o de tamaño inferior a 1 centímetro. 

Además de la exploración física y el estudio de función tiroidea con determinaciones de laboratorio, el estudio de ecografía tiroidea se ha convertido en un elemento esencial para la valoración de la patología nodular tiroidea. Es una prueba simple, no dolorosa y exenta de riesgos para los pacientes. Permite determinar el tamaño glandular, la presencia de uno o más nódulos, el tamaño y las características de los mismos (presencia de halo que lo delimite claramente, su vascularización interna o periférica y la presencia de calcificaciones). Con estos datos podemos clasificarlos y estimar criterios de benignidad o malignidad desde el punto de vista ecográfico. Pero además por su ecogenicidad es fácil identificar los nódulos hipoecoicos. La mayor parte de estos nódulos tienen un contenido líquido (nódulo quístico). Estos generalmente son benignos y su tamaño puede ser considerable, sobre todo si hay un sangrado intraquístico reciente.

Tratamiento de un nódulo hipoecoico

La ecografía diagnóstica de las lesiones nodulares se complementa cuando está indicada la punción aspiración con aguja fina de tiroides (PAAF). Es una técnica de citología diagnóstica de benignidad, sospecha o malignidad. Pero además en los nódulos hipoecoicos (quísticos), la PAAF puede ser terapéutica vaciando parcial o totalmente el contenido líquido del nódulo y evitando muchas veces el tratamiento quirúrgico. Recientemente se están introduciendo nuevas técnicas como la enolización o la radiofrecuencia con buenos resultados para el tratamiento no quirúrgico de los nódulos tiroideos con buenos resultados.

< Anterior | Siguiente >
Compartir

¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

HAZ EL TEST arrow_forward