¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

¿Qué es la orbitopatía tiroidea?

La orbitopatía tiroidea (u oftalmopatía tiroidea) es una alteración ocular que aparece generalmente asociada a las enfermedades tiroideas autoinmunes (causadas por anticuerpos dirigidos en contra de las células tiroideas), generalmente al hipertiroidismo (exceso de funcionamiento de la glándula tiroides) de origen autoinmune, también denominado Enfermedad de Graves-Basedow. Por este motivo, también se le conoce como orbitopatía de Graves u oftalmopatía de Graves.

No se conoce exactamente la causa por la que se produce, pero se sabe que se debe a una especie de inflamación de los músculos que mueven el globo ocular, y de la grasa que está entre ellos, por detrás del globo ocular, de tal forma que se produce un aumento de tamaño de los mismos y eso se traduce en que no caben dentro de la órbita (el hueco de hueso en el que se aloja el ojo y los músculos) y hacen que se produzca una protrusión del ojo hacia fuera (a esta protrusión se le denomina exoftalmos).

La oftalmopatía de Graves no se puede prevenir. Puede aparecer al mismo tiempo que el propio hipertiroidismo o después del mismo. Incluso, puede haber casos en los que aparezca sin alteración tiroidea o con hipotiroidismo. Durante el tratamiento del hipertiroidismo, al normalizar las hormonas tiroideas, puede mejorar la sintomatología, pero situaciones como la cirugía del tiroides y, sobre todo, el tratamiento del tiroides con yodo radiactivo, la pueden empeorar, por lo que en estos casos, antes de proceder a dicho tratamiento, es conveniente hacer un tratamiento previo con unos fármacos denominados corticoides.

Síntomas

Los síntomas de la oftalmopatía tiroidea dependen de la severidad del cuadro. Puede haber afectación de un solo ojo, aunque lo habitual es que sean los dos. Puede ser sin más una anomalía estética debida a la proptosis (abultamiento de los ojos), pero habitualmente hay síntomas como sensación de irritación en los ojos, enrojecimiento o inflamación de la conjuntiva (la parte blanca de los ojos), lagrimeo excesivo, inflamación de los párpados, fotofobia (sensibilidad excesiva a la luz).

Cuando la enfermedad es más severa puede haber limitación de la movilidad ocular y ello dar lugar a visión doble (diplopia), imposibilidad para cerrar totalmente el ojo, lo que puede generar úlceras corneales, e incluso compresión del nervio óptico y rara vez, pérdida de la visión.

Tratamiento de la orbitopatía tiroidea

En el tratamiento es importante hacer una valoración de la gravedad del cuadro. Lo síntomas suelen mejorar cuando se normalizan las hormonas tiroideas y es importante después mantenerlas así. Pueden ser suficientes medidas locales, como el uso de gafas de sol, colirios lubricantes o elevar la cabecera de la cama para reducir la presión intraocular. Se usan también los corticoides, a dosis altas, cuando el cuadro es más severo y, llegado el caso, aunque afortunadamente es poco habitual, puede ser necesaria la cirugía de los párpados, de los músculos orbitarios o de la grasa retroorbitaria.

< Anterior | Siguiente >
Compartir