¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

¿Qué es el sistema Bethesda en tiroides?

El sistema Bethesda es un método de clasificación de muestras citológicas que permite establecer una gradación del riesgo de malignidad de un nódulo tiroideo.

Uno de los problemas más comunes en la patología de la glándula tiroides es la aparición de nódulos (“bultos”) en la misma. El riesgo que pueden tener estos nódulos es que sean de naturaleza maligna, pero los malignos son una minoría, y la única forma de tener la certeza completa de si un nódulo es benigno o maligno es quitándolo mediante una intervención quirúrgica. No es factible operar todos los nódulos tiroideos. Por lo tanto, se hace necesario poder seleccionar qué nódulos son los que tiene más riesgo de ser malignos, para operar sólo éstos.

Hay una serie de características clínicas y ecográficas que nos permiten a veces seleccionar ya los nódulos de más riesgo pero no son lo suficientemente sensibles para poder detectar a todos los nódulos de más riesgo. Así, lo que se hace habitualmente es lo que se denomina una Punción Aspiración con Aguja Fina (PAAF) del nódulo tiroideo. Mediante ésta se obtiene una muestra de células (muestra citológica) del nódulo que se extienden en un portaobjetos y se envían al Servicio de Anatomía Patológica correspondiente para que las analicen. Según las características que tienen estas células se puede calcular de forma aproximada el riesgo que tiene un determinado nódulo de ser maligno o benigno.

Categorías diagnósticas del Sistema Bethesda en tiroides

Lo que hace el sistema Bethesda es darle a los patólogos unas pautas, unos parámetros, que tienen que valorar y cuantificar y, según los resultados obtenidos, la muestra citológica se clasifica en un determinado grado de riesgo de malignidad. Este sistema define lo que denominan categorías diagnósticas:

  • Grado I: no diagnóstica o insatisfactoria: es una muestra que, por diferentes posibles motivos, no es adecuada para establecer un diagnóstico citológico. En este caso se suele recomendar repetir la PAAF diagnóstico.
  • Grado II: benigno (según esta clasificación el riesgo de malignidad sería del 0 al 3% y recomiendan seguimiento clínico)
  • Grado III: atipia de significado indeterminado, o lesión folicular de significado indeterminado (5-15% de riesgo de malignidad; recomiendan repetir PAAF)
  • Grado IV: neoplasia folicular, o sospecha de neoplasia folicular (15-30% de riesgo; recomiendan hemitiroidectomía -extirpar la mitad de la glándula tiroides en donde se localiza el nódulo-)
  • Grado V: sospecha de malignidad (60-75% de riesgo; recomiendan hemitiroidectomía o bien tiroidectomía -extirpar la glándula su casi totalidad-)
  • Grado VI: malignidad (97-99% de riesgo; recomiendan exéresis de la glándula)

El sistema Bethesda no es el único que se puede usar para el diagnóstico citológico de los nódulos tiroideos, pero es el más extendido en su uso.

< Anterior | Siguiente >
Compartir