¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Mujer embarazada: tiroides y lactancia materna
Compartir

Las enfermedades tiroideas y la lactancia materna

Las hormonas tiroideas cumplen una función importante en la regulación de la lactancia, ya que contribuyen a regular la prolactina y la oxitocina. No obstante, hay pocos estudios que hayan analizado el impacto de la enfermedad de la tiroides en la lactancia. Se cree que el hipotiroidismo puede interferir en la producción de leche, pero las consecuencias del hipertiroidismo y la tiroiditis post-parto siguen siendo asuntos poco explorados por los investigadores.

  • Antes de un diagnóstico de enfermedad tiroidea- Hace más de una década que algunos investigadores mostraron que es frecuente que los intentos fallidos de establecer una lactancia adecuada pueden ser la antesala de los síntomas de problemas tiroideas.
  • Con diagnóstico establecido de hipotiroidismo- Para algunas madres con hipotiroidismo, es difícil alcanzar un suministro de leche lo suficientemente intenso para alimentar a su bebé, ya que las hormonas tiroideas desempeñan un papel importante en la producción de leche. El hipotiroidismo se trata para recuperar los niveles normales. Algunas pacientes aprecian que el suministro es mejor cuando sus niveles de hormonas tiroideas son elevados (dentro del rango de normalidad).
  • Con diagnóstico establecido de hipertiroidismo- Para algunas madres con hipertiroidismo, la producción de leche es abundante, pero también se han documentado casos en los que el “reflejo de eyección” que lleva la leche al pezón no funciona adecuadamente.

En los 12 meses siguientes al parto, es importante que el hipertiroidismo debido a enfermedad de Graves no se confunda con la fase hipertiroide de la tiroiditis post-parto, ya que estas condiciones tienen diferentes causas y –sobre todo- diferente tratamiento.

Medicación

Las mujeres que padecían alguna condición relacionada con la tiroides antes de quedarse embarazadas tienen que someterse a controles frecuentes durante toda la gestación y la lactancia, ya que suele ser necesario ajustar las dosis para que los niveles de hormonas tiroideas se mantengan dentro de los parámetros normales.

¿Tendré problemas para dar el pecho a mi bebé si padezco hipotiroidismo?

 Lo más probable es que si toma la dosis adecuada de terapia de reemplazo, la mujer pueda dar el pecho a su hijo con normalidad. No obstante, según el libro de respuestas de la Liga de La Leche, “es posible que las mujeres con antecedentes de problemas de la tiroides tengan que someterse a las pruebas de nuevo si su hijo no gana peso a un ritmo adecuado, ya que las alteraciones del metabolismo pueden afectar a la producción de leche”.

Mejorar la lactancia- Se ha visto que tanto el hipertiroidismo como el hipotiroidismo pueden manifestarse en dificultades para la liberación de la leche en el pecho, más que para su producción. Sin una adecuada circulación de ésta, aumentan las concentraciones de la proteína residual que inhibe la producción de leche. Esto tiene como consecuencia que se detenga la síntesis de leche y se produzca la involución de la glándula (retorno al estado anterior a la lactancia).

En consecuencia, mejorar la liberación de la leche puede mejorar la lactancia cuando las hormonas tiroideas no funcionan debidamente. Puede consultar con su médico la utilidad y la técnica de los masajes y la posibilidad de recurrir a alguna otra estrategia terapéutica que contribuya a mejorar la lactancia.

Es necesario dar a conocer el impacto de las alteraciones de la tiroides, así como hacer un diagnóstico preciso y precoz para elegir el mejor tratamiento en mujeres lactantes y facilitar así la alimentación de los bebés con leche materna.

< Anterior | Siguiente >
Compartir