¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

Tratamiento post tiroidectomía total

Se puede recomendar la cirugía de tiroides por varias razones: por tener un nódulo con citología de cáncer de tiroides o con citología dudosa o sospechosa, por tener un bocio que está causando síntomas locales (compresión de la tráquea, dificultad para tragar) o por tener un bocio con exceso de producción de hormonas tiroideas (nódulo tóxico, bocio multinodular tóxico o enfermedad de Graves). El tipo de cirugía a realizar dependerá de la causa que motive la intervención, así hablamos de hemitiroidectomía o lobectomía cuando se extrae solo un lóbulo (la mitad de la tiroides) y de tiroidectomía total o casi total cuando se extirpa todo o la mayor parte del tejido tiroideo.

¿Qué cuidados se precisan durante la hospitalización? Vigilancia posibles complicaciones

En manos experimentadas, la tiroidectomía total es generalmente muy segura y las complicaciones son poco frecuentes, apareciendo más frecuentemente en pacientes con tumores invasivos o gran afectación de ganglios linfáticos, en pacientes sometidos a una segunda cirugía de tiroides y en pacientes con bocios muy grandes Las complicaciones que pueden ocurrir tras la tiroidectomía total y que hay que vigilar son: el sangrado en las horas inmediatamente posteriores a la cirugía que podría provocar dificultad respiratoria aguda, la lesión de un nervio laríngeo recurrente que puede causar ronquera temporal o permanente, y el daño a las glándulas paratiroides que controlan los niveles de calcio en la sangre, lo que conduce a hipoparatiroidismo e hipocalcemia transitoria o permanente.

Por lo tanto, tras la tiroidectomía total se requiere una vigilancia en las horas siguientes con el fin de identificar precozmente la aparición de esas posibles complicaciones: La vigilancia que se precisa es la siguiente:

  • Control de constantes vitales
  • Valoración de las características de la voz y de la respiración.
  • Valoración de la herida quirúrgica (apósito limpio y no compresivo)
  • Control de calidad, cantidad y permeabilidad de los drenajes.
  • Extracción de muestras sanguíneas para el control de los niveles de calcio (a partir de las 6-7 horas tras la intervención). Pautar tratamiento con calcio en caso de demostrarse descenso del mismo
  • Control de dolor
  • Vigilar signos de sangrado o edema de la zona
  • Valoración clínica síntomas de síntomas de hipocalcemia (Signo de Trousseau)

¿Cuándo y cómo se inicia el tratamiento con hormona tiroidea?

Después de extirpar completamente el tiroides se administra precozmente una medicación sustitutiva, que es la tiroxina, que hará la función metabólica de la hormona que ya no puede segregar nuestro cuerpo. En la mayoría de los pacientes no llegará nunca a producirse ningún síntoma, ya que no tendrán déficit de hormonas. La dosis inicial se selecciona en función del peso, la edad y enfermedades previas de la persona, generalmente de 100-125 microgrs diarios. Hay varias marcas de hormonas tiroideas disponibles, aunque todas ellas contienen la misma tiroxina (T4) sintética. Esta medicación ha de tomarse con el estómago vacío con un vaso de agua, preferentemente por la mañana, pero tambien puede tomarse antes de acostarse, sin comer, ni beber nada durante una hora. También es importante evitar tomar calcio, hierro, fibra o multivitaminas dentro de las 4 horas de tomar la hormona tiroidea.

Aproximadamente 6-8 semanas después de la cirugía, se debe realizar un análisis de sangre para evaluar los niveles de hormonas tiroideas y se ajustara la dosis de tiroxina según los mismos.

¿Se precisa tratamiento con calcio tras la cirugía?

En las horas siguientes a la intervención se vigilan los niveles de calcio, en el caso de que estén descendidos se inicia el tratamiento con suplementos de calcio, con el fin de mantener los niveles normales de calcio en la sangre o para tratar los síntomas de bajo nivel de calcio. Posteriormente se siguen controles periódicos de los niveles de calcio y hormona de la paratiroides en sangre, y generalmente las glándulas paratiroides regresan a su funcionamiento normal en unas pocas semanas o meses, por lo que el tratamiento con calcio se suspendería. En escasas ocasiones, las glándulas paratiroides no volverán a su función normal, y se deberá tomar suplementos de calcio y vitamina D a largo plazo.

¿Qué cuidados se precisan en el domicilio?: Alimentación e incorporación a actividad física tras cirugía

La primera semana debe evitarse mojarse la zona del apósito, pasada una semana se debe lavar la herida a diario con agua y jabón neutro. La alimentación ha de ser normal, con muy buena hidratación, algunos pacientes pueden presentar leve dolor de garganta o en el área del cuello al tragar, en este caso quizá precise algún tiempo de dieta blanda.

Con respecto a la movilidad puede haber un poco de dolor o rigidez en el cuello, y se recomienda un reposo relativo, no se deben realizar tareas del hogar, ni esfuerzos, ni conducir, se puede caminar desde el primer momento. La mayoría de los cirujanos prefieren que los pacientes limiten las actividades físicas extremas después de la cirugía durante unos días o semanas. Esto es principalmente para reducir el riesgo de un hematoma de cuello tras la intervención y la rotura de puntos en el cierre de la herida. Estas limitaciones son breves, generalmente seguidas de una rápida transición de regreso a la actividad sin restricciones. La actividad normal puede comenzar el primer día postoperatorio e incrementarse de forma progresiva, aunque los deportes vigorosos, como la natación, y las actividades que incluyen levantar objetos pesados ​​deben retrasarse por al menos diez días a 2 semanas.

La reincorporación al trabajo puede ser entre 2-4 semanas tras la intervención, dependiendo del tipo de trabajo a realizar y la vida posterior puede realizarse con toda normalidad, manteniendo el tratamiento con tiroxina y con calcio (en los casos que se precise) y los controles periódicos analíticos, que pueden ser realizados cada 6-12 meses.

 

< Anterior | Siguiente >
Compartir