Compartir

Vacuna covid-19 e hipotiroidismo

Desde hace unas semanas se viene hablando mucho de las vacunas contra la COVID-19 y hay muchos pacientes afectos de hipotiroidismo que se preguntan si ellos tienen algún riesgo derivado de su patología para poder vacunarse.

En este sentido, es importante destacar que las vacunas son fármacos que le indican a nuestro sistema inmune la forma de fabricar anticuerpos (defensas) específicos frente al germen en cuestión, en este caso el virus SARS-CoV-2. Antes de su aprobación por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés), las vacunas se estudian en ensayos clínicos que incluyen decenas de miles de personas, lo que permite garantizar su eficacia y su seguridad. La única contraindicación para las vacunas alergia al principio activo o a alguno de los excipientes incluidos en la vacuna.

Las personas diagnosticadas de hipotiroidismo, independientemente de que tengan esta enfermedad controlada o no, no tienen alterada la capacidad para que nuestro sistema inmunológico (nuestro sistema de defensa) responda a los estímulos que desencadena el proceso de vacunación. El hipotiroidismo no modifica en modo alguno la respuesta inmunológica. Todos los medicamentos pueden tener efectos secundarios que, en el caso de las vacunas, podrían ser dolor en el lugar de inyección, fiebre, dolor de cabeza, etc. o, con mucha menor frecuencia otros más graves como encefalitis, vasculitis, neuralgia, etc. En cualquier caso, los riesgos derivados de la vacunación son muy inferiores a los beneficios que se obtienen con ella. No se ha descrito hasta la fecha un mayor riesgo de efectos secundarios asociados a las vacunas de la COVID-19 en pacientes con hipotiroidismo.

Puede surgir la duda de qué sucede cuando el hipotiroidismo es de origen autoinmune. Es decir, cuando aparece porque, por error, nuestro sistema inmunológico fabrica de forma indebida anticuerpos contra la glándula tiroides e impide el normal funcionamiento de ésta. En estos casos, tampoco existe motivo para la preocupación, puesto que el hecho de padecer esta alteración autoinmune no condiciona la capacidad para que la vacuna sea eficaz ni tampoco hay datos que indiquen que exista un riesgo añadido derivado de la administración de la vacuna.

< Anterior | Siguiente >
Compartir

¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

HAZ EL TEST arrow_forward