Semana Internacional de la Tiroides

Hoy más que nunca
estamos contigo.

¿Crees que tienes síntomas?

HAZ CUESTIONARIO arrow_forward
Compartir

¿Cómo vivir sin tiroides?

La glándula tiroides es una glándula imprescindible para la vida. Su función es fabricar hormonas tiroideas, las cuales son esenciales para que las células del cuerpo puedan desarrollar sus funciones normales.

¿Podemos vivir sin glándula tiroides? La respuesta es, definitivamente, que sí, y prácticamente sin ninguna limitación.

La ausencia de glándula tiroides no es una situación no rara, que puede aparecer como consecuencia de la exéresis quirúrgica de la misma. Esta es la situación más frecuente. La resección quirúrgica de toda la glándula tiroides se llama tiroidectomía total. Otra causa de ausencia de la glándula es muy rara, aunque no excepcional, denominada agenesia tiroidea, en la que la persona afecta nace sin la glándula.

Cuando una persona carece de glándula tiroides tenemos que sustituir la función de la glándula mediante la administración de hormona tiroidea. Ésta deberá ser administrada durante toda la vida. La hormona tiroidea se administra en forma de comprimidos, por vía oral. A la hora de tomar los comprimidos, es importante recordar varias cosas:

  • El estómago debe estar vacío en el momento de tomarla, por lo que se recomienda su toma por la mañana al levantarse, media hora antes del desayuno, porque la existencia de alimentos en el estómago interfiere con la absorción de la hormona. Si el alimento contiene sustancias como el calcio o el hierro (cationes divalentes) en cantidad significativa, la interferencia en la absorción es mucho mayor, por lo que aún es más importante evitar tomar el comprimido de hormona al mismo tiempo que alimentos como la leche o con otros fármacos como comprimidos de hierro.
  • La vida media de la hormona (un concepto que nos indica el tiempo que la sustancia permanece en el cuerpo haciendo su efecto) es de una semana aproximadamente. En consecuencia, el efecto de la hormona, después de tomarla, no es inmediato, sino que se va instaurando progresivamente a lo largo de pocos días después del inicio del tratamiento, lo que se traduce en que, cuando se inicia el tratamiento o se cambia la dosis no vamos a notar probablemente nada, pero en cualquier caso nunca antes de pasados varios días,
  • La dosis de la hormona debe ser calculada y ajustada por su endocrinólogo (o por su médico de atención primaria) y es necesario hacer controles analíticos periódicos destinados a comprobar si la dosis es la correcta y a ajustarla si es preciso.

Una persona sin glándula tiroides no tiene que hacer una dieta especial, sin que haya ningún alimento que se deba evitar (salvo lo señalado respecto de la toma de la hormona) ni tampoco ninguno que vaya a ser especialmente útil en relación con esta situación específica. Su estilo de vida debe ser el saludable recomendable para todas las personas.

< Anterior | Siguiente >
Compartir