¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Yodo y tiroides. Cuida tu tiroides
Compartir

Yodo y glándula tiroides: la esencia de las hormonas tiroideas

¿Qué es el yodo?

El yodo es un elemento imprescindible para la producción de hormonas en la glándula tiroides. El organismo no produce yodo, de modo que es importante llevar una dieta con ingesta suficiente de yodo para el correcto funcionamiento de la tiroides.

Cuando una persona no consume suficiente yodo en su dieta, la tiroides no puede producir las hormonas que el cuerpo necesita, y eso puede hacer que aumente el tamaño de la glándula (bocio).

Cuando falta yodo en la tiroides de una mujer embarazada, el desarrollo neuronal del feto y su crecimiento pueden verse seriamente comprometidos.

En los países con recursos económicos, se ha adoptado la medida de añadir yodo a la sal para evitar este problema, pero la falta de yodo para la tiroides sigue siendo un problema importante de salud pública en muchas partes del mundo. Se calcula que hasta el 40% de la población mundial puede estar en riesgo de padecer deficiencia de yodo.

Papel del yodo en enfermedades tiroideas

La función de la tiroides es crucial para el metabolismo (el modo en el cual se consume energía) en prácticamente todos los tejidos que forman el organismo. Sobre todo, es determinante para el desarrollo del sistema nervioso central del feto y el niño. A fecha de hoy, la única función que se conoce del yodo en nuestro organismo es ser “el ladrillo” con el cual la tiroides “construye” hormonas.

Los efectos del yodo en la tiroides guardan relación con las dos hormonas tiroideas: triyodotironina y tiroxina (T3 y T4, respectivamente).

La relación del yodo con las enfermedades de la tiroides se conoce desde principios del siglo XX. La falta de yodo se ha considerado como una de las causas prevenibles más importantes de los daños cerebrales en todo el mundo.

En el año 2013 había aún 30 países en los cuales sigue existiendo deficiencia de yodo. Si bien la deficiencia severa de yodo para la tiroides se ha reducido en los últimos años, el problema ha vuelto a surgir en poblaciones vulnerables, tales como mujeres embarazadas y niños pequeños.

Por otro lado, algunos alimentos o medicamentos contienen altas concentraciones de yodo, y eso también puede ser causa de disfunción tiroidea en individuos susceptibles.

La falta severa de yodo causa hipotiroidismo, que puede desembocar en alteraciones del desarrollo físico y motor de los niños.

Por otro lado, el exceso de yodo en la tiroides se ha asociado con el desarrollo de autoinmunidad tiroidea.

En áreas en las cuales la falta de yodo es endémica, un aumento súbito de la ingesta de yodo se ha asociado con hipertiroidismo transitorio.

Estudios recientes han demostrado que la función tiroidea a largo plazo de las personas que padecieron deficiencia de yodo o exceso de yodo en la tiroides durante la infancia tiende a estar alterada incluso aunque con el tiempo se haya regulado la cantidad de yodo que ingieren en su dieta.

Principales enfermedades relacionadas con la carencia de yodo

Se ha observado que la falta de yodo en la infancia afecta a la función cognitiva y al crecimiento, pero también que la cantidad de yodo en la tiroides es determinante para las enfermedades de la tiroides en adultos.
La alteración de los niveles de yodo en la tiroides puede afectar a cualquier persona, causando hipotiroidismo o hipertiroidismo (transitorio o permanente), pero además puede hacer que desarrollen estas enfermedades las personas que tienen factores de riesgo:

  • En personas con enfermedad tiroidea subyacente
  • Enfermedad de Graves con niveles de hormonas controlados (eutiroideos)
  • Tiroiditis de Hashimoto
  • Personas con antecedentes familiares de tiroiditis subaguda
  • Mujeres con antecedentes de tiroiditis postparto
  • Personas con antecedentes de tirotoxicosis tipo 2 inducida por amiodarona
  • Personas que se han sometido a una tiroidectomía parcial
  • Pacientes que han sido tratados con interferón alfa
  • Feto
  • Individuos que toman ciertos medicamentos.

 

 


FUENTES
American Thyroid Association. Iodine deficiency.
Hye Rim Chung. Iodine and thyroid function. Ann Pediatr Endocrinol Metab. 2014 Mar; 19(1): 8–12.
Leung AM y Braverman LE. Iodine-induced thryoid dysfunction. Curr Opin Endocrinol Diabetes Obes. 2012 Oct; 19(5): 414–419. doi: 10.1097/MED.0b013e3283565bb2
Zimmermann MB. Iodine deficiency and thyroid disorders. The Lancet Diabetes & Endocrinology. VOLUME 3, ISSUE 4, P286-295, APRIL 01, 2015

< Anterior | Siguiente >
Compartir