¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward

Tiroides y embarazo

Las hormonas tiroideas controlan el metabolismo y las funciones de prácticamente todos los órganos de nuestro cuerpo, incluso intervienen en la determinación del ritmo al cual late el corazón. En el embarazo, además depende de ellas el desarrollo del bebé.

Es posible tener un embarazo sano y proteger la salud del futuro hijo cuando se tiene alguna enfermedad tiroidea, siempre con la supervisión del equipo médico.

El hipotiroidismo en el embarazo

El hipotiroidismo durante el embarazo, si no se trata de forma adecuada, puede acarrear las siguientes consecuencias:

  • Preeclampsia – un incremento acusado y peligroso de la presión arterial en fases avanzadas del embarazo
  • Anemia
  • Aborto
  • Bajo peso al nacer
  • Muerte del feto
  • Insuficiencia cardiaca congestiva (poco frecuente)

¿Puedo quedarme embarazada si padezco enfermedades de la glándula tiroides?

Si tiene algún problema de tiroides, es posible que tenga un embarazo sano y que el desarrollo del bebé sea normal acudiendo con frecuencia a controles de la función tiroidea y cumpliendo con el plan de tratamiento que su médico le indique.

El tratamiento no implica ningún riesgo y es crucial para tener un embarazo sano y para el desarrollo del bebé.

Las alternaciones hormonales en el embarazo

Durante la gestación, la tiroides tiene que realizar un esfuerzo de adaptación a una mayor demanda d síntesis y secreción de hormonas.

Las hormonas tiroideas son cruciales para el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso del feto. Durante el primer trimestre del embarazo, el bebé depende completamente del suministro de hormonas de la madre, que le llegan a través de la placenta. En la semana 12, aproximadamente, él empieza a producirlas.

Dos hormonas relacionadas con el embarazo hacen que se eleven los niveles de hormonas tiroideas en sangre. La tiroides aumenta levemente de tamaño en las mujeres sanas durante el embarazo.

Las alteraciones de la tiroides pueden ser difíciles de diagnosticar durante el embarazo debido a esos niveles de hormonas elevados, y también por otros síntomas que son propios tanto del embarazo como de las enfermedades tiroideas.

Tras el parto, la nueva madre puede padecer tiroiditis postparto.

Diagnóstico y tratamiento

El médico repasará sus síntomas y pedirá análisis de sangre para medir los niveles de hormonas tiroideas.

El tratamiento del hipotiroidismo se basa en la sustitución de la hormona que falta en el organismo, tomándola en forma de medicamento. Ese medicamento es seguro para el bebé, y necesario para su correcto crecimiento.

En algunas mujeres, el hipotiroidismo subclínico (que no produce síntomas) no se considera causa suficiente para comenzar el tratamiento, aunque hay investigadores que consideran que la salud de la madre y el niño puede beneficiarse de esta estrategia, aunque el hipotiroidismo sea subclínico.

¿Cuándo debo contactar con un profesional médico?

Antes de quedarse embarazada, comunique sus planes a su médico, de forma que todos los factores que favorezcan un embarazo sano puedan ser controlados de la mejor manera posible. Eso incluye una revisión del estado de su tiroides y, si procediera, el tratamiento del hipotiroidismo.

 

 

FUENTES

National Institute of Diabetes, Digestive and Kidney Diseases. Thyroid disease & pregnancy. Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN). Pacientes. PREVENCIÓN DE LA DEFICIENCIA DE YODO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA

Stagnaro-Green A, et al. Thyroid disorders in pregnancy. Nat Rev Endocrinol. 2012 Nov;8(11):650-8. doi: 10.1038/nrendo.2012.171. Epub 2012 Sep 25.

Spyridoula Maraka, et al. Thyroid hormone treatment among pregnant women with subclinical hypothyroidism: US national assessment. BMJ. 2017; 356: i6865.