Tiroiditis

Cuando se presenta un aumento en el tamaño de la glándula tiroides (en la base del cuello) se habla de tiroiditis. Este término engloba una serie de enfermedades diferentes, que comparten la característica de que todas pueden hacer que la glándula se inflame y aumente su tamaño. No obstante, cada una tiene presentaciones, causas y tratamientos diferentes. Por ejemplo:

  • La forma más frecuente de hipotiroidismo es la tiroiditis de Hashimoto, que es una enfermedad autoinmune
  • La tiroiditis postparto es temporal, con una fase de hipertiroidismo (elevación de niveles de hormonas tiroideas) transitorio seguida de otra de hipotiroidismo (descenso de niveles de hormonas tiroideas)
  • La tiroiditis subaguda es la causa más frecuente de dolor en la tiroides

 

Síntomas de tiroiditis

Puesto que no hay un único tipo de tiroiditis, tampoco hay síntomas específicos para esta condición.

Si la tiroiditis produce daño lento y crónico (que se mantiene de manera prolongada en el tiempo) en la glándula, eso puede hacer que bajen los niveles de hormonas tiroideas en la sangre, y los síntomas de tiroiditis serán los propios del hipotiroidismo:

  • Fatiga
  • Aumento de peso
  • Estreñimiento
  • Sequedad de la piel
  • Depresión
  • Intolerancia a la actividad física

Por otro lado, si la tiroiditis causa daño rápido en la glándula, las hormonas que esta almacena pueden filtrarse y diseminarse por el organismo. Entonces sus niveles aumentan y los síntomas son los de la tirotoxicosis, similares a los del hipertiroidismo:

  • Ansiedad
  • Palpitaciones
  • Fatiga
  • Pérdida de peso
  • Irritabilidad
  • Dificultad para conciliar el sueño

Estos síntomas también se presentan en personas que están en la fase  tóxica de la tiroiditis subaguda, de la tiroiditis postparto y de la tiroiditis indolora.

La tiroiditis puede responder a diversas causas:

  • Tiroiditis de Hashimoto, que es la causa más frecuente de hipotiroidismo.
  • Tiroiditis subaguda, que suele provocar dolor.
  • Tiroiditis postparto, que causa una tirotoxicosis temporal (exceso de hormonas tiroideas) seguida de un hipotiroidismo también transitorio. 
  • Tiroiditis silente – Es similar a la tiroiditis postparto, pero puede presentarse tanto en hombres como en mujeres que no han dado a luz recientemente.
  • Tiroiditis inducida por medicamentos
  • Tiroiditis inducida por exposición a radiación (por algún tratamiento médico, por ejemplo)
  • Tiroiditis aguda o infecciosa

 

El médico realizará una historia clínica documentando los signos (objetivos) y síntomas (subjetivos, expresados por el paciente). También es posible que pida análisis de sangre y otras pruebas, como una ecografía, para encontrar la causa de la tiroiditis.

 

Tiroiditis: curso clínico

El curso clínico o la evolución de la tiroiditis depende del tipo de tiroiditis del cual se trate en cada caso.

Tiroiditis de Hashimoto- Los pacientes suelen desarrollar hipotiroidismo, habitualmente permanente. Es una condición que se trata de forma eficaz y segura con medicación, que se tomará diariamente de por vida.

Tiroiditis silente y tiroiditis postparto- Son similares y suelen tener una evolución similar, con una fase de tirotoxicosis seguida de hipotiroidismo. No todos los pacientes atraviesas estas fases. En casi todos los casos se resuelve en un plazo de 12-18 meses.

Tiroiditis subaguda- Con un curso clínico similar a las dos anteriores, pero habitualmente acompañada de dolor en la tiroides. También en casi todos los casos la condición se resuelve en un plazo de un año o un año y medio, aproximadamente.

Tiroiditis inducida por medicamentos o por radiación- En ambos escenarios se ha visto tanto tirotoxicosis como hipotiroidismo. La primera suele ser breve, mientras que el segundo es habitual que se resuelva al dejar la medicación que estaba originando el problema. Por el contrario, el hipotiroidismo asociado a radiación es muchas veces permanente y requiere tratamiento.

Tiroiditis aguda/infecciosa- Los síntomas pueden incluir dolor, enfermedad sistémica (que afecta a todo el organismo), bocio e hipotiroidismo. Lo normal es que se resuelvan al tratarse la infección que ha provocado la tiroiditis.

 

Tiroiditis: Tratamiento

El tratamiento depende de cuál sea la causa de tiroiditis en cada paciente concreto.

La tirotoxicosis puede tratarse con medicamentos para reducir palpitaciones y temblores. A medida que los síntomas mejoran, la medicación se irá reduciendo, ya que esta fase es temporal. No se emplean medicamentos antitiroideos.

Para el hipotiroidismo se administra terapia de reemplazo. Su objetivo es sustituir las hormonas que faltan en el organismo para recuperar los niveles normales. Es la estrategia terapéutica habitual si la persona tiene tiroiditis de Hashimoto, o si tiene tiroiditis subaguda, indolora o postparto en su fase hipotiroidea y padece síntomas. El tratamiento suele mantenerse entre 6 y 12 meses y después se va reduciendo de forma paulatina para evaluar si sigue siendo necesario. Cuando es leve es posible que no haga falta medicación alguna.

El dolor tiroideo suele manejarse bien con medicación antiinflamatoria, aunque a veces es más severo y puede ser necesario recurrir a otros fármacos más potentes para aliviarlo.

 

Infección por coronavirus y tiroiditis

Durante la primera oleada de la pandemia de Covid-19 en Italia, los médicos registraron tiroiditis en pacientes ingresados en estado crítico. Es un fenómeno conocido en personas con otras enfermedades graves, y se conoce como síndrome del enfermo eutiroideo. Por otro lado, también se ha contemplado la posibilidad de que el nuevo virus ataque a la glándula tiroides, provocando tiroiditis. Con esta evidencia, los autores de la investigación que documentó este problema recomiendan a los equipos médicos que vigilen la función tiroidea de las personas ingresadas con coronavirus, particularmente si su estado es crítico.

 

FUENTES

Dana L. Mincer, Ishwarlal Jialal. Hashimoto Thyroiditis.  StatPearls Publishing; 2020 Jan.

2020 Aug 10.

Muller I, et al. SARS-CoV-2-related atypical thyroiditis. The Lancet Diabetes & Endocrinology. 2020 (8); 9: 739-741.

Buffet C, Groussin L. Thyroiditis. La Revue du Praticien [01 Feb 2013, 63(2):171-177]

American Thyroid Association. Thyroiditis.

American Thyroid Association. Clinical Thyroidology for the Public 2020 (13) 4.

NHS. Health A-Z Thyroiditis.

Su He Wang, et al. A Unique Combination of Inflammatory Cytokines Enhances Apoptosis of Thyroid Follicular Cells and Transforms Nondestructive to Destructive Thyroiditis in Experimental Autoimmune Thyroiditis. J Immunol March 1, 2002,  168 (5) 2470-2474; DOI: https://doi.org/10.4049/jimmunol.168.5.2470

Mattar SAM, Koh SJQ, Rama Chandran S, et al Subacute thyroiditis associated with COVID-19. BMJ Case Reports CP 2020;13:e237336.

Causas de tiroiditis

Las enfermedades tiroideas, pueden manifestarse de diversas formas:

  • Función excesiva de la glándula-hipertiroidismo
  • Función insuficiente de la glándula- hipotiroidismo
  • Inflamación de la glándula tiroides- tiroiditis
  • Presencia de nódulos (bultos) en la tiroides

 

En todas estas alteraciones es posible que el tamaño de la glándula aumente, pero en cada escenario clínico y cada caso específico, las causas de tiroiditis pueden ser muy diversas, lo cual tendrá consecuencias en la manera de resolver la situación.

 

La tiroiditis es una respuesta inflamatoria a daños que se producen en las células de la tiroides. Cuando los anticuerpos que produce el sistema inmunológico del propio paciente atacan a esas células por error se habla de tiroiditis autoinmune, que es la causa de tiroiditis más frecuente.

 

En ese aspecto, la tiroiditis se parece a otras enfermedades causadas por alteraciones del sistema inmunológico, como:

  • Diabetes (de tipo 1)
  • Artritis reumatoide

 

No se sabe con certeza por qué algunas personas desarrollan anticuerpos que atacan a la tiroides y provocan tiroiditis, aunque hay un elemento genético que influye en el riesgo que cada persona tiene de desarrollar la condición.

 

Por otra parte, la causa de tiroiditis también puede ser una infección, tanto por virus como por bacterias. Las infecciones también pueden provocar inflamación.

 

Ciertos medicamentos causan tiroiditis.

 

Causas de tiroiditis, tipos de tiroiditis

En función de sus causas, se definen diferentes tipos de tiroiditis:

 

Así, la tiroiditis puede responder a diversos factores causales:

  • Tiroiditis de Hashimoto, que es la causa más frecuente de hipotiroidismo (descenso de los niveles de hormonas tiroideas en el organismo). No se conoce con exactitud su origen, aunque sí se ha demostrado que el propio sistema inmunológico daña la glándula tiroides. No tiene cura o solución definitiva, pero los síntomas del hipotiroidismo se tratan de forma eficaz y segura con medicación que el paciente deberá tomar cada día de por vida, evitando complicaciones y aliviando los síntomas. 

 

  • Tiroiditis subaguda, también conocida como tiroiditis de De Quervain, que suele presentarse con dolor. Se sospecha que el desencadenante de esta alteración es una infección por un virus, como el de la gripe. Este tipo de tiroiditis se presenta sobre todo en mujeres de edades comprendidas entre los 20 y los 50 años. Es frecuente que curse con fiebre. El dolor puede estar presente en el cuello, la mandíbula o los oídos, en relación con las zonas afectadas por la infección.

 

  • Tiroiditis postparto, que causa una tirotoxicosis temporal (exceso de hormonas tiroideas en el organismo) seguida de un hipotiroidismo (descenso de hormonas tiroideas) también transitorio. Únicamente afecta a un reducido número de mujeres que han dado a luz recientemente. Es más frecuente en aquellas pacientes que padecen diabetes tipo 1 o las que tienen antecedentes de tiroiditis postparto. 

 

  • Tiroiditis silente – Es similar a la tiroiditis postparto, pero puede presentarse tanto en mujeres como en hombres, y en aquellas no guarda ninguna relación con el parto. No cursa con dolor. En la fase inicial, de hipertiroidismo, la persona puede experimentar fatiga, intolerancia al calor, incremento del apetito, aumento de la sudoración, cambios en el estado de ánimo (con tendencia a la irritabilidad), calambres musculares y palpitaciones, así como pérdida de peso. En la fase posterior, de hipotiroidismo, puede experimentarse fatiga, estreñimiento, sequedad en la piel, aumento de peso sin causa aparente e intolerancia al frío.

 

  • Tiroiditis inducida por medicamentos- Algunos fármacos pueden dañar la tiroides, haciendo que se presenten síntomas de hipotiroidismo o bien síntomas de hipertiroidismo. Suelen remitir rápidamente en cuanto se interrumpe la administración del medicamento que causa tiroiditis. No obstante, es importante que no debe dejarse de tomar ningún medicamento sin consultar previamente con el médico.

 

  • Tiroiditis inducida por radiación- La tiroides puede acusar el daño causado por tratamientos en los cuales es necesario recurrir en personas con hipertiroidismo, como la radioterapia o el yodo radiactivo. La consecuencia puede ser síntomas de hipertiroidismo o síntomas de hipotiroidismo. Los niveles bajos de hormonas tiroideas (hipotiroidismo) en estas circunstancias suelen ser permanentes.

 

  • Tiroiditis aguda o infecciosa – Es la inflamación provocada por una infección bacteriana. Es una condición muy rara que suele presentarse en pacientes cuyo sistema inmunológico está debilitado. En niños se asocia a problemas en el desarrollo de la glándula tiroides. Entre sus síntomas están dolor en la garganta, malestar general, síntomas de hipertiroidismo o síntomas de hipotiroidismo. Generalmente, remiten con antibióticos.

 

Como se ve, las causas de la tiroiditis son múltiples, aunque entre ellas la más frecuente es la enfermedad de Hashimoto, descrita por primera vez en Japón por el médico que le da nombre.

 

Tiroiditis y coronavirus

Investigadores expertos en el campo de las enfermedades tiroideas han revisado la evidencia disponible hasta el momento y recomiendan a los equipos médicos tener presente la posibilidad de que se produzcan alteraciones en el funcionamiento de la tiroides en personas infectadas por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Detectar el problema a tiempo y proporcionar la terapia necesaria para solucionar esta forma de tiroiditis contribuye al manejo con éxito de la condición.

 

FUENTES

Nature Research. Subjects. Thyroid Diseases.

National Healthcare System (UK). Health A to Z. Thyroiditis.

Cleveland Clinic Health Library. Disease & Conditions. Thyroiditis.

American Thyroid Association. Clinical Thyroidology for the Public 2020 (13) 4.

Khatri A, et al. Subacute Thyroiditis from COVID-19 Infection: A Case Report and Review of Literature. Eur Thyroid J. https://doi.org/10.1159/000511872

 

 

Síntomas de tiroiditis

La tiroiditis es la inflamación de la glándula tiroides. Se trata de una condición que puede desembocar en una producción insuficiente (hipotiroidismo) o excesiva (hipertiroidismo) de las hormonas tiroideas que controlan el metabolismo en todo el cuerpo. Los síntomas de tiroiditis dependen del tipo de tiroiditis de la cual se trate y de la fase en el cual se encuentre.

 

Síntomas de la tiroiditis de Hashimoto

La tiroiditis carece de síntomas específicos. Para las personas que padecen tiroiditis de Hashimoto, que suelen ser mujeres jóvenes, de mediana edad o mayores, es posible que en ocasiones el único síntoma de tiroiditis sea una ligera presión en la zona de la tiroides y cierto cansancio. Se presentan con dolor únicamente un 10% de los casos.

Si la inflamación de la tiroides provoca una destrucción de las células tiroideas lenta y mantenida en el tiempo (crónica), que acaba desencadenando un descenso en los niveles de hormonas tiroideas en la sangre, los pacientes pueden experimentar síntomas de hipotiroidismo.

En el caso de la tiroiditis de Hashimoto, el propio sistema inmunológico del paciente ataca por error a la tiroides, provocando inflamación. El daño que la inflamación causa en la glándula hace que esta no sea capaz de producir las hormonas tiroideas en cantidades suficientes para el correcto funcionamiento del organismo.

Sus síntomas se manifiestan en periodos prolongados y, de hecho, pueden hacerse permanentes.

  • Fatiga
  • Aumento de peso sin explicación aparente
  • Estreñimiento
  • Sequedad en la piel
  • Depresión
  • Falta de tolerancia a la actividad física
  • Dificultad para concentrarse
  • Bocio (aumento del tamaño de la tiroides)

La tiroiditis o enfermedad de Hashimoto también se conoce como:

  • Tiroiditis autoinmune
  • Tiroiditis linfocítica crónica

No existe un tratamiento curativo para esta tiroiditis, pero se trata bien con el debido control médico, casi siempre tomando medicación de por vida.

 

Síntomas de la tiroiditis: tirotoxicosis

Por el contrario, cuando la tiroiditis produce una destrucción rápida de las células de la tiroides, las hormonas que ésta contiene se filtran y llegan al riego sanguíneo. Eso hace que se eleven los niveles de hormonas en la sangre.

En estos casos, lo que los pacientes experimentarán son los síntomas de tirotoxicosis (parecidos a los del hipertiroidismo). Es habitual que estos síntomas sean de corta duración (entre uno y tres meses).

  • Insomnio
  • Aceleración de la frecuencia cardiaca
  • Fatiga
  • Pérdida de peso sin explicación aparente
  • Ansiedad e irritabilidad
  • Intolerancia al calor
  • Aumento del apetito
  • Temblor

Tanto los síntomas de tirotoxicosis como los de hipertiroidismo están provocados por la elevación de los niveles de hormonas tiroideas en la sangre. La diferencia es que en la tirotoxicosis la glándula no está realmente hiperactiva.

 

Síntomas de tiroiditis subaguda o tiroiditis de DeQuervain

La tiroiditis subaguda, también llamada tiroiditis de De Quervain, puede pasar desapercibida porque los síntomas son leves, pero con frecuencia puede provocar:

  • Dolor en el cuello, la mandíbula o el oído
  • Fiebre

La tiroiditis de De Quervain o tiroiditis subaguda suele tener como desencadenante una infección provocada por virus.

Es frecuente sobre todo en personas de edades comprendidas entre los 20 y los 50 años.

Los síntomas de la tiroiditis subaguda suelen remitir en pocos días. Es habitual que les sigan síntomas similares a los del hipotiroidismo, que se manifiestan durante unas semanas o meses, hasta que la glándula recupera su funcionamiento normal.

En caso de palpitaciones o temblores asociados con la fase de tirotoxicosis pueden administrarse medicación para ello.

El dolor es un síntoma que puede aliviarse con analgésicos convencionales. Si no funcionan, algunos médicos prescriben antiinflamatorios.

En raras ocasiones, la tiroiditis subaguda se presenta de nuevo. También es posible que la fase de hipotiroidismo sea permanente. En esos casos es posible que el paciente tenga que tomar un medicamento a largo plazo para mantener los niveles de hormonas tiroideas correctos.

 

Síntomas de tiroiditis postparto

La tiroiditis posparto es una condición poco frecuente que se presenta en mujeres que han dado a luz recientemente. Se da sobre todo en pacientes con diabetes tipo 1 y antecedentes de tiroiditis postparto.

En la tiroiditis postparto el sistema inmunológico de la mujer ataca la tiroides aproximadamente a las seis semanas de haber dado a luz. Esto provoca una elevación temporal de los niveles de hormonas tiroideas en el organismo (tirotoxicosis).

Los síntomas pueden ser:

  • Insomnio
  • Aceleración de la frecuencia cardiaca
  • Fatiga
  • Pérdida de peso sin explicación aparente
  • Ansiedad e irritabilidad
  • Intolerancia al calor
  • Aumento del apetito
  • Temblor

Transcurridas pocas semanas, la glándula suele perder la capacidad de producir hormonas. Entonces se presenta la fase con síntomas de hipotiroidismo:

  • Fatiga
  • Aumento de peso sin explicación aparente
  • Estreñimiento
  • Sequedad en la piel
  • Depresión
  • Falta de tolerancia a la actividad física
  • Dificultad para concentrarse
  • Bocio (aumento del tamaño de la tiroides)

No todas las mujeres atraviesan las dos fases de la tiroiditis postparto.

Si los síntomas de hipotiroidismo son severos, es posible que el médico prescriba medicamentos. Lo mismo sucede en la fase de hipertiroidismo.

En la inmensa mayoría de los casos, la paciente recupera la función tiroidea normal a los doce meses del parto, aunque es posible que los niveles insuficientes de hormonas tiroideas se conviertan en una condición permanente.

 

Síntomas de tiroiditis silente

La tiroiditis silente es muy parecida a la tiroiditis postparto. Una diferencia clave es que puede afectar tanto a varones como a mujeres que no han dado a luz recientemente.

Igual que la tiroiditis postparto, la tiroiditis silente puede presentarse con una fase de elevación de las hormonas tiroideas (tirotoxicosis). En consecuencia, los síntomas de la tiroiditis silente en esa fase pueden ser:

  • Insomnio
  • Aceleración de la frecuencia cardiaca
  • Fatiga
  • Pérdida de peso sin explicación aparente
  • Ansiedad e irritabilidad
  • Intolerancia al calor
  • Aumento del apetito
  • Temblor

En una segunda fase pueden presentarse los síntomas clásicos de hipotiroidismo:

  • Fatiga
  • Aumento de peso sin explicación aparente
  • Estreñimiento
  • Sequedad en la piel
  • Depresión
  • Falta de tolerancia a la actividad física
  • Dificultad para concentrarse
  • Bocio (aumento del tamaño de la tiroides)

Los síntomas de tiroiditis silente suelen remitir entre 12 y 18 meses después de su presentación. En ocasiones, los niveles bajos de hormonas tiroideas se hacen permanentes.

 

Síntomas de tiroiditis inducida por medicamentos

Algunos medicamentos pueden alterar el funcionamiento de la tiroides. Los síntomas pueden ser tanto de tirotoxicosis como de hipotiroidismo (consultar el apartado anterior).

El paciente no debe bajo ninguna circunstancia dejar de tomar su medicación sin hablar con el médico.

 

 

FUENTES

UK’s National Health System. Health A-Z. Thyroiditis. Last revised: September 2020.

American Thyroid Association. Thyroiditis.

McCahon D, et al. Subclinical thyroid dysfunction symptoms in older adults: cross-sectional study in UK primary care. Br J Gen Pract 2020 Feb 27;70(692):e208-e214.

 doi: 10.3399/bjgp20X708065. Print 2020 Mar.

Tratamiento de tiroiditis

Existen una serie de recomendaciones diferentes en cuanto al tratamiento de la tiroiditis en función de su tipo, la fase en la cual se encuentre y los síntomas que manifiesta la persona.

Así, el tratamiento de la tiroiditis asociado a hipotiroidismo consiste habitualmente en la administración de un medicamento que sustituye a las hormonas que faltan en el organismo.

Si, por el contrario, la tiroiditis está asociada a niveles elevados de hormonas tiroideas, hay medicamentos para devolver esos niveles a la normalidad, o la posibilidad de someterse a una intervención quirúrgica, en función de los síntomas, las necesidades y características de los pacientes.

 

Tratamiento de la tiroiditis de Hashimoto

El tratamiento de la tiroiditis de Hashimoto, así como el de la tiroiditis que se encuentra en fase de hipotiroidismo (con un descenso de los niveles de hormonas tiroideas en el organismo), se basa en compensar con medicación el déficit de hormonas tiroideas.

Esta terapia suele mantenerse durante un periodo de tiempo que oscila entre los 6 y los 12 meses.

La tiroiditis de Hashimoto suele causar hipotiroidismo permanente, de modo que el tratamiento que reciban las personas con esta condición será crónico.

La tiroiditis de Hashimoto se trata reemplazando la hormona que falta en el organismo mediante la administración de medicamentos.

Si los pacientes presentan hipotiroidismo y bocio (aumento del tamaño de la glándula), es habitual que este se reduzca entre 6 y 18 meses después de comenzar la terapia.

Cuando se encuentra la dosis óptima de hormona de reemplazo se somete al paciente a revisiones y controles al menos una vez al año.

En mujeres embarazadas, si el descenso de niveles de hormonas tiroideas provoca síntomas severos cabe la posibilidad de que el médico decida tratar con terapia de reemplazo hasta que la condición remita.

 

Tratamiento de la tiroiditis en fase tirotóxica

Habitualmente es una fase temporal, que remite a eutiroidismo (niveles normales de hormonas tiroideas) o hipotiroidismo (niveles insuficientes de hormonas tiroideas).

No siempre es necesario tratamiento de la tiroiditis cuando es subaguda, indolora o tiroiditis postparto, ya que es posible que el paciente no experimente síntomas.

En raras ocasiones, se emplean medicamentos antitiroideos.

Síntomas como palpitaciones, ansiedad, temblores, intolerancia al calor o aumento de la sudoración se pueden tratar con medicamentos de la familia de los betabloqueantes.

Es relativamente frecuente que el dolor tiroideo se trate bien con medicamentos antiinflamatorios. Si el dolor es intenso o resistente, pueden prescribirse otros fármacos, aunque es algo que rara vez sucede.

En la mayoría de los casos el paciente se recupera, pero es posible que se presenten recaídas.

Es necesario tratar la infección que provoca tiroiditis en el caso de tiroiditis aguda (supurativa).

  • La tiroiditis infecciosa o aguda suele venir provocada por una infección bacteriana. Es una condición bastante rara, y suele estar asociada a problemas del sistema inmunológico o (en niños) a alteraciones en el desarrollo de la glándula tiroides.
  • El tratamiento con antibióticos suele dar buenos resultados
  • El dolor de la tiroiditis aguda se controla con
  • Cuando los síntomas son severos una prueba de ultrasonido puede ayudar a encontrar un tratamiento más específico si existen otros problemas
  • En niños no es inusual que se opte por una intervención quirúrgica para extirpar la parte de la tiroides que no se ha desarrollado correctamente

 

Tratamiento de la tiroiditis silente

Puesto que se trata de un tipo de tiroiditis similar a la tiroiditis postparto, aunque se presenta tanto en hombres como en mujeres que no han dado a luz recientemente, la tiroiditis silente se trata en función de los síntomas y fase de la condición.

Si en fase tirotóxica la tiroiditis causa síntomas como los del hipertiroidismo, el abordaje será acorde con esa presentación:

  • Si no hay síntomas, es posible que la persona no necesite tratamiento.
  • Cuando hay síntomas (intolerancia al calor, palpitaciones, temblores…) pueden usarse betabloqueantes.
  • Si hay dolor, los antiinflamatorios suelen ser suficientes para controlarlo. De no ser así, el médico prescribirá otro tipo de medicamentos.

Existe la posibilidad, en función de las necesidades y características del paciente, de emplear medicamentos antitiroideos, aunque no es habitual.

Si los síntomas de la fase hipotiroidea provocan síntomas severos, es posible que sea necesario usar medicamentos.

En ocasiones, esa fase se convierte en una situación permanente, y en ese caso el paciente deberá tomar medicación a largo plazo.

 

Tratamiento de la tiroiditis inducida por medicamentos o radiación

Cuando la causa de la tiroiditis es un medicamento que afecta a la glándula, lo habitual es que los síntomas sean de duración breve y mejoren con la retirada de la medicación. No obstante, no debe interrumpirse el tratamiento sin conocimiento del médico. Ya que este tipo de tiroiditis puede producir dolor en la zona de la tiroides, es frecuente que se trate con AINE (antiinflamatorios no esteroideos), si bien en ocasiones puede considerarse necesario administrar corticosteroides.

La glándula tiroides puede resultar dañada por efecto de la radioterapia o por el empleo de yodo radiactivo, que es un tratamiento para el hipertiroidismo.

En esa situación, pueden presentarse síntomas de hipertiroidismo o de hipotiroidismo. El hipotiroidismo provocado por exposición a radiación o por radiofármacos tiende a ser permanente. El tratamiento de la tiroiditis en estas condiciones será, en consecuencia, un tratamiento que el paciente tomará durante toda la vida.

En cualquier caso, la tiroiditis debe ser tratada por un profesional especializado.

 

 

FUENTES

UK’s National Institute of Clinical Excellence (NICE). Summary of NICE guidance on thyroid disease.

Medscape. Drugs & Diseases. Pediatrics: General Medicine. Thyroiditis Treatment.

UK’s National Health System. Thyroiditis.

Cleveland Clinic Health Library. Thyroiditis.

British Thyroid Foundation. Your guide to thyroiditis.